13 sept. 2012

Artista de la semana: Anka Zhuravleva




Anka Zhuravleva  (nacida como Anna Belova) es una artista nacida un 4 de Diciembre de 1980 en Rusia. Pasó su infancia entre libros de arte y las herramientas de dibujo que utilizaba su madre, llenando hectáreas de papel con sus propios dibujos. En 1997 entró en el Instituto de Arquitectura de Moscú decidida a seguir los pasos de su madre. Sin embargo, a finales de 1997 a su madre le diagnosticaron un cáncer que acabó con su vida en menos de un año. En 1999 su padre también fallece.


Después de esto, la vida de Anka cambia dramáticamente. En un intento de mantener la cordura, se sumerge en un estilo de vida alternativo, trabajando como artista del tatuaje, cantando en una banda de rock, y a veces buscando una vía de escape con el alcohol.

En el año 2002 Gavriil Lubnin, famoso pintor y amigo de su marido, le enseñó la técnica de pintura al óleo, con la que ella experimentó en los años siguientes. Durante ese periodo realizó solo algunas obras, ya que cada una requería el desencadenamiento de una grave carga emocional. Todos los cuadros son diferentes, como si hubiesen sido creados por diferentes personas. La primera exposición de Anka tuvo lugar en un local de una cadena de televisión en directo. El estudio estaba decorado con sus obras. A esta le seguirían varias exposiciones y sus pinturas serían vistas en distintas colecciones privadas tanto en Rusia como en el extranjero.



En el 2006 Anka cuenta que su inspiración le viene a menudo a través de distintas imágenes, y eso le lleva a dedicarse a la fotografía. Es en este punto donde descubrimos el arte de Anka, donde el alma de la artista se fragmenta en delicadas imágenes que comparten cierto onirismo con una sensualidad y erotismo sutil. Navega con facilidad entre el blanco y negro y el color y se abandona tanto a la melancólica expresión de sus retratos más frágiles, como a las divertidas secuencias de sus cuentos voladores.



Hay un gran contenido sentimental y emotivo en las fotografías de Anka. También cierta tristeza enmascarada de seducción. Anka es un reflejo de la capacidad creativa de artistas que indagan en el fondo de un subconsciente permisivo que nos lleva por distintos caminos emocionales. Un paseo por sus distintas series, así como por sus pinturas, nos hará conocerla y quererla un poco más.



Fuente -Sujeta a modificaciones-




Recientemente, para los exámenes parciales de mi Universidad, tuve que hacer un conjunto de fotos inspirándome en el trabajo de un fotógrafo existente. He de admitir que estoy lejos de sentirme apasionada por la fotografía -refiriéndome a que sea yo la fotógrafa en vez de admirar las obras que son- pero dar con Anka fue un bonito toque, un fugaz acercamiento a un mundo tan amplio como lo es el arte de la fotografía.

Su trabajo es, desde un punto de vista técnico, muy bien elaborado; y las sensaciones que éste transmite pueden lograr que tu mente desarrolle ideas -casi- sin darte cuenta. 


-Y Algo que he notado, y es ya mera inquietud mía, es que los Rusos poseen un 'ojo' excelente para la fotografía-

Sin más, salvo invitarles a gustar de la fotografía de esta profesional, les dejo links donde pueden encontrar su trabajo y conocer un poco de ella.




2 comentarios:

  1. Conocí a Anka porque me la recomendaste hace unas semanas y me lleve una bonita sorpresa, porque confieso que no soy fan de la fotografía pero sus obras llamaron mi atención, sobre todo porque algunas tienen ese toque de surrealismo.
    Su trabajo es realmente interesante.

    ResponderEliminar
  2. Ya había escuchado yo sobre ésta mujer y alguien, alguna vez, me mostró una de sus obras, pero ahora que veo un poco más detallada la historia e incluso, otros ejemplares en su fotografía, me llama más la atención.

    Y con esto comienzo a hacer lluvia de comentarios, también diciendo que volveré para conocer al próximo artista de la semana.

    ResponderEliminar

Encuentras todas las entradas por categoría o autora específica:

Seguidores