16 sept. 2013

Libro de la Semana: Las ventajas de ser invisible de Stephen Chbosky.



Sinopsis:

Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale con amigos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crean más de un problema, especialmente ahora que su único amigo ha muerto. Conocer a Sam y Patrick, los chicos más excéntricos del instituto, provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia.


Vivir al margen ofrece una perspectiva única. Pero siempre llega el momento de entrar en escena y ver el mundo desde dentro.



Lo primero que pensé cuando terminé de leer este libro fue: está sobre valorado.
Quizás fue porque no logré identificarme bien con el personaje, no lo sé.

La historia comienza bastante normal. Tenemos a Charlie, un muchacho tímido e inocente que recientemente ha sufrido la pérdida de su mejor amigo, y entra al primer año de instituto siendo un marginado.

La personalidad de Charlie me parece compleja y única. El hecho de que sea analítico y observador, me gusta; no es algo que se vea en todos los muchachos de 15 años, lo que me parece absurdo, dado el realismo que pretende la historia (pero pensando que se debe a que es una persona que se aísla y piensa mucho, eso se puede dejar pasar).

Charlie conoce a dos chicos de último año (Sam y Patrick), y entabla una amistad muy especial con ellos. Estos chicos son quienes le muestran el mundo donde experimenta "todo lo que alguien normal experimenta en la adolescencia", como relaciones sociales, drogas, sexualidad. Cuando habla acerca de la familia también trata otros temas como el maltrato familiar y el abuso.

Puedo decir que lo que más me impactó de la historia fue la relación que tenía con su difunta tía (Helen) y las consecuencias que tiene más adelante en la vida de Charlie.

En cuanto al resto de los personajes: ninguno llamó mi atención particularmente.

Que sea una novela epistolar, la hace bastante especial. La forma de narrar en las cartas me parece que está bien lograda; hubo momentos en los que pude conectarme con los personajes, sin embargo fueron bastante vagos.


El libro fue todo lo que esperaba, ni más, ni menos; pero no sentí que "me cambió la vida". Y creo que no es algo que leería todos los años para recordar que «somos infinitos» o que «aceptamos el amor que creemos merecer».

No digo que sea malo; es un libro entretenido y que me hizo pensar en muchas cosas mientras lo leía. Me gustó, pero no lo amé. Y lo recomiendo porque pienso que cada quien puede apreciarlo de alguna manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Encuentras todas las entradas por categoría o autora específica:

Seguidores